Blog

Un traje de Gieves & Hawkes

E-mail

El escaparate de Gieves & Hawkes no es particularmente representativo de Savile Row. A menudo sucede que los mejores sastres se encuentran en establecimientos minúsculos, a veces incluso en sótanos. No sucede así en Gieves & Hawkes, sitio en el número 1 de Savile Row. El local que ahora ocupa albergó en su día el cuartel general de la Royal Geographical Society. El cliente nuevo de Gieves & Hawkes será conducido a la planta superior, a la sala Adam. Allí, en una atmósfera más distendida, se sentarán las bases de una relación de confianza entre cliente y cortador que posiblemente abarque varias décadas. Mientras el cliente habla de sí mismo y sus costumbres y expresa sus deseos en lo tocante a cortes y telas, el sastre se forma una imagen del cliente a partir de lo que ve y oye y en función de esa imagen define los rasgos del traje deseado.

Los cortadores más experimentados saben en apenas unos minutos lo que desea el cliente, antes incluso de que éste lo sepa.

Gieves & HawkesUna vez se ha decidido el corte del traje y todos sus detalles, el cliente elige de la mano del sastre una tela. El cortador procura siempre conducir de forma sutil al cliente en la dirección que él cree oportuna. El cliente hará bien si acepta sus consejos, casi siempre bien fundados.
Gieves & Hawkes
A la hora de tomar las medidas, Peter Smith anota también las particularidades físicas con un código discreto. DRS significa dropped right shoulder, es decir, hombro derecho más bajo. FS es la abreviación de forward stomach o vientre prominente, y BL 1, 2 o 3 significa bowed legs to the first, second or third degree, es decir, piernas arqueadas de primero, segundo o tercer grado.

Gieves & HawkesEl cliente, que se siente maltratado por las prendas de confección, siente por vez primera en casa de este sastre que no tiene que disculparse por la imperfección de su cuerpo ni ser castigado a causa de ello con un traje que le sienta mal. Tanto si tiene tripita como si es de posaderas escurridas, los pantalones le quedarán perfectos.
Gieves & Hawkes
Solo para los pantalones ya es necesario tomar cinco medidas como mínimo. Todo se produce con una reserva y una neutralidad acordes a lo embarazoso de la situación y similares a la actitud que toman los médicos al examinar zonas íntimas.

Gieves & HawkesNo es en absoluto casualidad que se decida primero el corte del traje y luego se tomen las medidas. Después de todo, el cortador tiene que saber a qué altura de la cadera llegarán los pantalones. Si el cliente desea unos pantalones tradicionales para llevarlos con tirantes, la longitud de la pernera será en consecuencia mayor que si se tratase de un pantalón que sólo llegase a la cadera.
Gieves & Hawkes
Una vez en posesión de las medidas, el cortador Peter O'Neil dibuja sobre papel de estraza el corte de la chaqueta, el pantalón y el chaleco. Lo hace ayudado de un complejo sistema de cálculo y de la experiencia alcanzada con el paso de los años. A partir de este patrón se construirá el traje.
Gieves & Hawkes
Gieves & Hawkes
Cada una de las piezas del traje es cortada y dispuesta sobre la tela como una plantilla.
Gieves & Hawkes

A continuación, el cortador dibuja el contorno de la plantilla sobre la tela con un jaboncillo de sastre.



Gieves & Hawkes
Esto debe hacerse de tal modo que, una vez cosido el traje, el motivo de la tela case perfectamente a ambos lados de la costura.
Gieves & Hawkes

Las piezas se cortan con una tijera; a mano, por supuesto. Éste, al igual que la toma de medidas, es un momento importante en el proceso de creación de un traje a medida. El corte ya establecido tendrá ahora que pulirse tras una primera prueba.

Gieves & HawkesEl hilvanado de las diferentes piezas de la chaqueta, pantalones y chaleco es tarea de sastres especialistas en estas prendas. Unen las piezas para las primeras pruebas con unas cuantas puntadas de hilo blanco de algodón.
Gieves & Hawkes
La primera prueba podría llevarse a cabo en teoría pasados un par de días. Sin embargo, los sastres de fama como Gieves & Hawkes acostumbran a tener largas listas de espera, con lo que a menudo pasan varias semanas hasta tener hora para la primera prueba.


Gieves & HawkesEn la primera prueba, el cliente ve por vez primera la tela elegida en forma de traje. Es un momento emocionante, puesto que hasta entonces el traje sólo existía en la imaginación del cliente y el cortador. En esta fase, el traje aún puede ser modificado en cualquiera de sus aspectos.
Gieves & Hawkes
El traje ahora es desmembrado de nuevo y vuelto a los diferentes sastres; por ejemplo, al especialista en trajes Albert Nelson, en la imagen. Ellos crearán una segunda versión del traje e introducirán las modificaciones acordadas tras la primera prueba.

Gieves & HawkesPara darle forma al traje, se le cosen a mano con incontables puntadas entretelas de algodón, fieltro o crin. En chaquetas de acabado industrial, la entretela se fija con cola, con lo que el proceso se acelera drásticamente; ahora bien, el resultado no puede compararse con el trabajo manual de un sastre.
Gieves & Hawkes
Durante el cosido, el sastre trata constantemente la tela con la plancha. Así, primero la humedece y a continuación le da forma con la plancha caliente. El planchado y las entretelas le dan al traje su forma tridimensional. La crin elástica permite delimitar formas redondeadas de manera permanente en la tela, por ejemplo en el pecho o las solapas.

Gieves & HawkesEn la época victoriana, según se dice, un sastre precisaba hasta doce pruebas antes de que el traje estuviese acabado. Hoy, ni cliente ni sastre disponen de tanto tiempo. En esta época, tres pruebas tienen que bastar para dar por finalizado un traje. Esto sólo es válido para la primera vez, más adelante suele ser suficiente con una.
Gieves & Hawkes
Tras la toma de medidas y el corte de la tela, el cosido de los ojales señala un nuevo paso decisivo. Sólo cuando el traje queda a satisfacción del cliente se le añaden los ojales. Este paso requiere de nuevo gran cantidad de trabajo. Pasarán varias horas antes de que todos hayan sido cosidos con hilo de seda.

Gieves & HawkesEl último en echar mano del traje es el planchador. Él será quien le dé al traje su forma definitiva con la plancha. Nadie exepto un planchador debería plancharlo de ahora en adelante, cuando esté muy arrugado o precise ser lavado en la tintorería.
Gieves & Hawkes
Una vez el traje ha sido bien planchado, el cliente puede acudir a  la anhelada última prueba. Si el traje le parece bien y, por decirlo así, "se lo queda", la tarea ha concluido al fin. Tras varias semanas e incluso meses, el cliente puede ya irse a casa vestido con su nuevo traje.


Gieves & HawkesSi en público se nota que el traje es nuevo, es que el sastre no ha hecho un buen trabajo; así lo afirman en Anderson & Sheppard, otra institución legendaria en Savile Row. Con ello se quiere decir que el traje tiene que ser como una segunda piel para la persona que lo lleva.

 

La camisa bien puesta

E-mail

MalMAL Muchos hombres compran las camisas con las mangas demasiado cortas. Otros se fijan en el largo de las mangas, pero se olvidan de que las camisas no alcanzan la medida adecuada hasta después del cuarto o quinto lavado. Por este motivo, al comprar una camisa ni el largo de las mangas ni la amplitud del cuello deben ser definitivos. Los buenos camiseros siempre añaden más tela para que la camisa quede a la perfección después de varios lavados.
Bien
BIEN Cuando el largo de las mangas es el adecuado, el puño cubre la muñeca y casi toca el arranque del pulgar. La manga tiene que ser lo suficientemente larga para que se mantenga incluso con el brazo doblado y no sólo cuando el brazo está en posición vertical. Si no, cuando se levante el brazo o al estar sentado, la manga se mete dentro de la manga de la chaqueta. El puño debería ser lo suficientemente estrecho para que no resbale demasiado. Sin embargo, tan sólo se corre este peligro cuando las mangas son demasiado largas.

MalMAL La mayoría de los hombres se compran las camisas con las mangas demasiado cortas y las chaquetas con las mangas demasiado largas. De esta forma el puño queda escondido y parece que se lleve una camisa de manga corta. Además si las mangas son excesivamente largas parece que la chaqueta sea más grande de lo necesario, aunque sea la talla exacta.
Bien
BIEN Cuando las mangas de la camisa y de la chaqueta tienen el largo adecuado, el puño de la camisa sobresale como mínimo un centímetro. Algunos hombres prefieren que sobresalga más. Cuando sobresalen demasiado, las mangas de la chaqueta parecen ser demasiado cortas en proporción con el largo de la chaqueta, pero como la chaqueta nunca se lleva sin camisa, esto no se nota e incluso queda bien. El puño de la camisa que sobresale hace que los brazos parezcan más largos cuando las mangas de la camisa son lo suficientemente largas. Quien tenga los brazos muy cortos puede aprovechar este truco.

MalMAL El cuello de la camisa debe tener una medida que impida que el nudo de la corbata levante las puntas del cuello de la pechera. Al girar la cabeza, las puntas tampoco deben separarse de ésta. Evidentemente, un nudo demasiado gordo puede levantar las puntas de la camisa. Por este motivo, se debería tomar como punto de referencia el nudo que se lleva con mayor frecuencia. Vale la pena llevarse la corbata preferida a la camisería y probársela con la camisa elegida.
Bien
BIEN Las puntas del cuello bien cortado tocan la pechera de la camisa y no se separan de ella al mover la cabeza. El nudo de la corbata es precisamente lo que les obliga a quedarse en esta posición. Para ello el cuello debe tener una medida determinada. Los cuellos de camisas realmente buenas siempre tienen un amplio corte que queda bien, independientemente de si los cuellos que impone la moda son pequeños o grandes. Quien prefiera los cuellos pequeños y estrechos deberá prescindir de las corbatas gruesas Jacquard.

MalMAL Si la solapa no cubre el exterior del cuello de la camisa, por lo general se debe a que éste no está bien cortado. No puede haber armonía entre el cuello, la corbata y la chaqueta si entre el cuello de la camisa y la solapa se ve la tela de la pechera. En las chaquetas cruzadas este problema se da pocas veces y nunca cuando se trata de un traje hecho a medida.
Bien
BIEN La solapa de la chaqueta debería cubrir justo el borde exterior del cuello y sus puntas. Sólo así se consigue una armonía perfecta entre las líneas del cuello de la camisa, la corbata y la solapa. Un cuello que vaya demasiado en vertical apenas se puede cubrir por la solapa, a no ser que la chaqueta sea muy estrecha y cerrada. El cuello italiano siempre se considera elegante porque su borde exterior está cubierto por la solapa incluso cuando el corte de la chaqueta co es tan bueno.

MalMAL Si se lleva una chaqueta con un cuello bien cortado que tapa la camisa por detrás, es porque el cuello de la camisa es demasiado estrecho. Desgraciadamente, muchos fabricantes determinan la anchura del cuello de la camisa según lo que dicte la moda. los camiseros con una larga tradición de Inglaterra o de Italia saben que algo tan importante como la anchura del cuello no puede estar sujeto a la moda, en especial porque con un cuello de camisa demasiado estrecho a menudo la corbata sobresale por detrás, lo que debe evitarse cueste lo que cueste.
Bien
BIEN Si el cuello de la camisa tiene la anchura adecuada sobresaldrá de la chaqueta por detrás, al menos en las chaquetas bien cortadas. Cabe decir que el cuello de la chaqueta se corta a partir de un cuello de camisa bien cortado. Por tanto, para ver si el cuello de la americana queda bien o no, hay que hacerlo en relación con el cuello de la camisa. Por eso, antes de comprar una chaqueta o antes de que el sastre tome las medidas, el cuello de la camisa debería ser perfecto.

MalMAL El cuello de la camisa debe estar cortado de forma que el nudo esté situado en el triángulo superior y no culgue. En este caso vemos que el nudo de la corbata no cubre el último botón del cuello. No debería comprar esa camisa, a no ser que la imperfección se deba a que la corbata esté mal puesta. Con un cuello semejante es imposible conseguir una armonía perfecta entre la corbata y la camisa.
Bien
BIEN El nudo de la corbata debe estar situado exactamente en el triángulo que se forma entre las puntas del cuello y permanecer allí independientemente de si el último botón de la camisa está abrochado o no. La costumbre que tienen muchos hombres de dejar ese botón desabrochado y además no ajustarse bien el nudo de la corbata es una imperfección poco agradable a la vista. Si a alguien no le gusta llevar corbata, que no se la ponga; mejor así que llevarla mal puesta y con el botón desabrochado.

 

El nudo americano

E-mail

El nudo americano
1. La corbata se coloca alrededor del cuello de manera que el extremo más ancho quede del lado derecho. El extremo ancho tiene que quedar más largo que el estrecho.
El nudo americano

2. El extremo ancho se sostiene con la mano derecha y se pasa hacia la izquierda por delante del extremo estrecho sujetado con la mano izquierda. Luego, se pasa el extremo ancho alrededor del estrecho.

El nudo americano
3. Hay que adelantar el extremo ancho por detrás del estrecho de manera que quede en la parte izquierda. Ahora ya se puede adivinar la forma del nudo.
El nudo americano

4. A continuación, el extremo ancho se pasa por debajo del medio nudo alzándolo ligeramente.



El nudo americano5. Con la mano izquierda se pasa el extremo ancho desde abajo sobre el medio nudo y se lleva por completo hacia delante.

El nudo americano
6. Con la mano derecha se pasa el extremo ancho de la corbata por el anillo que se ha creado y se tira hacia abajo.



El nudo americano7. Se sujeta bien el extremo estrecho de la corbata y se corre poco a poco el nudo. No se debe olvidar abrochar el último botón de la camisa.

 

El nudo Windsor

E-mail

El nudo Windsor
1. Para hacer un nudo Windsor el extremo ancho debe estar situado mucho más a la derecha. Se pasa el extremo ancho con la mano derecha hacia la izquierda por delante del extremo estrecho, que debe sujetearse con la mano izquierda.
El nudo Windsor


2. El extremo ancho se pasa de izquierda a derecha por debajo del extremo estrecho. Luego se pasa por encima del nudo y se estira hacia abajo a través del lazo.

El nudo Windsor

3. Ahora el extremo ancho ha de colgar hacia la derecha, y su cara inferior debe estar boca arriba.
El nudo Windsor


4. A continuación, se toma el extremo ancho y se pasa hacia la izquierda alrededor del medio nudo.


El nudo Windsor
5. Ahora, con la mano izquierda se lleva el extremo ancho de la corbata al reverso del nudo desde abajo por el lazo que rodea el cuello.


El nudo Windsor6. Entonces se estira el extremo ancho hacia delante sobre el nudo acabado a medias y se deja colgando.




El nudo Windsor7. La punta del extremo ancho pasa por el anillo que se ha creado.

El nudo Windsor

8. Se hace pasar todo el extremo ancho y se corre con cuidado el nudo. Para ello, hay que sujetarlo bien y estirar el extremo estrecho.



El nudo Windsor9. El extremo ancho de la corbata debería ser más largo que el estrecho. Si no fuese así, habrá que hacer otro nudo o meter el extremo estrecho dentro del pantalón.

 

Tipos de Cuello

E-mail

Tipos de Cuello

1 El amplio cuello inglés o turndown collar es el cuello más formal y a la vez el más discreto. La distancia que hay entre las dos puntas puede variar.

De este modo, tanto los ejemplos 2 - 3 - 4 como el 11 sirven como muestra del cuello inglés. Como un cuello ancho cubre más el cuello, parece que vista más. Además, un cuello amplio ofrece mayor espacio para corbatas más anchas y más gruesas. En camisas a medida, la anchura se confecciona individualmente. Así se puede conseguir que un cuello largo, por ejemplo, parezca más corto, al igual que un cuello corto puede parecer más largo con un modelo más estrecho.

5 Este elegante modelo tiene diferentes nombres. Es el mismo que vemos en los ejemplos 6 - 7 . En inglés se llama cutaway collar o spread collar. Para nosotros es el "cuello italiano". El nombre inglés se refiere a las típicas puntas separadas. De hecho, este modelo tiene una forma tirada hacia atrás que deja ala descubierto el nudo de la corbata. El cuello italiano es más elegante que el clásico cuello inglés. No es raro verlo en el sur de Europa, vestido con y sin corbata por hombres con estilo. Se lleva con corbatas gruesas y un poco más anchas. Como las puntas están tan separadas, la corbata destaca mucho más.

8 El pin collar también es un tipo de cuello muy norteamericano; de hecho, así se le llama en España: cuello americano. Las puntas se unen mediante agujas de diferente tamaño. De esta forma el pin collar es una variación del tab collar. Aunque este cuello puede ser muy elegante, generalmente a los hombres europeos les parece demasiado amanerado. Además como la pieza de metal es reflectante, distrae la mirada de la persona que está enfrente de la que lleva este cuello. El pin collar tan sólo se puede llevar con las puntas relativamente juntas, por eso también aquí aparecen las desventajas del cuello inglés.

9 Hace mucho que el cuello de quita y pon dejó atrás su etapa de esplendor. En la actualidad, lo llevan sólo los dandys, los nostálgicos y los hombres muy ahorradores. El cuello de quita y pon sigue formando parte de la colección estándar de muchos camiseros ingleses. Aunque su manejo es un tanto incómodo, este modelo arcaico aún fascina a muchos hombres. Con el viejo cuello de quita y pon ocurre lo mismo que con objetos anticuados: en cuanto nos encontramos con alguno de ellos no podemos resistir la tentación de probarlo al menos una vez, como sucede con las cuchillas de afeitar, los camisones o los tirantes.

10 El auténtico soft roll collar de Brooks Brothers disfruta de una situación única entre el resto de cuellos. Queda igual de bien tanto como con como sin corbata. Con corbata viste mucho, ya que es bastante ancho. Aun así, el cuello de botones sigue siendo menos formal que otros. Esto es debido a su tejido blando y al toque deportivo de las puntas abotonadas. Tan sólo los fabricantes norteamericanos consiguen hacer bien este modelo: las versiones europeas a menudo suelen acabar con un cuello demasiado estrecho que no se dobla como el de una auténtica camisa Brooks Brothers, y con unas puntas formando un ángulo erróneo.

12 Los cuellos americanos se alejan de modelos más tradicionales. Supuestamente fue el príncipe de Gales, más tarde Eduardo VIII, quien lo llevó por primera vez durante un viaje a EE.UU. Los norteamericanos acogieron este estilo con gran entusiasmo. Hasta hoy, este cuello es más apreciado en EE.UU. que en Europa, a pesar de que la pequeña trabilla destaque con elegancia el nudo de la corbata. Sin embargo, este modelo tiene la desventaja que no se puede llevar sin corbata, lo que puede ser un problema para el hombre en viaje de negocios que tras el trabajo quiere ir a tomar un aperitivo con las camisa abierta. Seguramente, para muchos hombres el manejo del cuello americano es demasiado incómodo.

 

Cuidados del Traje

E-mail

Para comenzar,  un buen trato es primordial para el cuidado de un traje el cual es el resultado de un extraordinario trabajo artesanal de muchas horas de esfuerzo.

EN EL ARMARIO

Por un día de uso, el traje necesita dos de inmovilidad, pero si se hace uso durante varios días, el periodo de reposo tendrá que prolongarse, sin embargo lo ideal es no extender el uso del traje a más de dos días por semana para que el traje perdure mucho más tiempo.

Antes de guardar el traje en el armario hay que cepillarlo brevemente, desocupar los bolsillos para no deformar la prenda y colgarlo en una percha de hombro ancho. Los pantalones se cuelgan doblados por la mitad con la pretina y bota hacia abajo, así recobra su forma natural por su mismo peso. Es importante no comprimir el traje con otros, lo ideal es tener un espacio de uno al otro de traje por medio, evitar que tenga contacto uno con otro. En promedio el saco tiene un largo de 75 a 80 cm el cual nos sirve de referencia para que no nos quede corto el armario. Si acostumbra a usar loción en los trajes dejarlo una noche fuera del armario, antes de guardarlo con los otros.


CEPILLADO

Hay varios tipos de cepillos con diferentes mecanismos y cerdas, entre las mejores se encuentran las de cerdas naturales con distintas firmezas para adaptarse a las telas como las de pelo de cabra perfecto para el cashmir o lanas de cuidado, están las de cerdas sintéticas con doble mecanismo de peinado, ideal para quitar las pelusas más difíciles. Los rollos con pegamento, no recomendados para paños  finos por lo que puede dejar parte del pegante en el traje. Al momento de cepillar el traje hay que definir el derecho del peinado para tener mejor efectividad, se puede realizar  colocando el traje en una superficie solida y luego colocarlo en un perchero para sacudirlo. El pantalón de vez en cuando se puede cepillar por la parte interna. Hay que asegurarse de no maltratar los botones ni ejercer fuerza al cepillado.

PLANCHADO

El planchado de un traje requiere unos cuidados determinados lo cual no se logra con una plancha normal,  un mal planchado puede llegar a  arruinar un traje como brillarlo o quemarlo, si quiere asegurar un buen resultado  el baño de vapor  y un planchado con planchas industriales es lo ideal para su traje,  lo pueden llevar a una lavandería de confianza. Si va solo hacer un retoque a su traje asegúrese que la plancha no tenga contacto directo con el traje, ponga siempre un paño húmedo de algodón entre la plancha y la tela. Gradúe la temperatura de la plancha, recuerde que un buen traje esta  hecho de fibras naturales como la lana con diversos gramajes y grosores,  mire las recomendaciones de lavado y planchado del traje las cuales vienen impresas en el bolsillo interno del saco.

LAVADO EN SECO

Dependiendo el uso que le dé a su traje, también viene el lavado en seco el cual se realiza en una lavandería de confianza sin embargo con un buen cepillado, aireado y vapor es suficiente para que un traje perdure. Recuerde que un buen traje no solo es la manufactura, la calidad de los insumos y las telas con que se realiza un sartorial tiene que ser de optima calidad, por esto Don Luis galardonado con premios internacionales a la calidad y excelencia Comercial, ha seguido los estándares internacionales de calidad contando con los mejores proveedores en paños e insumos.